lunes, 12 de abril de 2010

Logremos nuestros deseos al ritmo de la Luna


Este miércoles 14 de abril, se producirá la Luna Nueva en Aries, es decir, es la primera Luna Nueva del año, y eso la hace muy poderosa, porque en general, esta fase lunar favorece los comienzos, y al ocurrir en el primer signo zodiacal, esta característica se incrementa aún más.

Con la Luna Nueva es favorable hacer ejercicios de visualización, es decir, pensar algo y ver esa imagen en nuestra mente, como si se tratara de una película, y dejamos esa imagen sembrada en nuestro cerebro para que luego se haga realidad. Esta visualización la podemos acompañar de algún ritual.

La Luna Nueva es cuando el Sol y la Luna están juntos en el mismo signo, y por eso nuestro satélite no se ve, se oscurece, al contrario de la Luna Llena, que es cuando el Sol y la Luna están en signos opuestos, y nuestro satélite se ve completo y brillante.

Es importante la relación que existe entre el Sol y la Luna; esta relación es la que provoca las fases lunares: Luna Nueva, Cuarto Creciente, Luna Llena y Cuarto Menguante.

Las fases lunares son momentos propicios para rituales mágicos y visualizaciones de nuestros deseos; si nos conectamos con el ciclo de 28 días de las fases lunares, podemos engancharnos energéticamente con el cosmos para sembrar un deseo y hacerlo realidad.

La Luna es el astro más cercano a la Tierra, y cuyo influjo sentimos con mayor fuerza, y por eso es el más utilizado para mover las fuerzas magnéticas del universo y producir transformaciones a través de la magia.

La Luna Nueva, conjunción de nuestro satélite con el Sol, marca un nuevo ciclo lunar mensual, cuyas energías podemos aprovechar en nuestra vida cotidiana. Los días previos a la Luna Nueva, son excelentes para visualizar nuestras más inmediatas aspiraciones, a fin de darles la fuerza necesaria para que se materialicen en el transcurso del nuevo ciclo.

VISUALIZAR PARA CREAR

Eso es lo que debemos hacer en esta fase lunar, visualizar para crear lo que queremos en nuestras vidas. La Luna Nueva será el miércoles 14 de abril a las 8:00 de la mañana.

El día de la Luna Nueva, poco antes de la hora exacta en que se produzca (puede ser entre 6:00 a 7:30 de la mañana) sentémonos en un lugar tranquilo, vayamos relajando poco a poco cada parte de nuestro cuerpo, y dejemos que la mente se vaya despejando hasta lograr que no la perturben los pensamientos.

Cuando estemos en ese estado de serenidad, visualicemos, hagamos una imagen mental, de lo que deseamos realizar en los próximos 28 días, tratemos de darle nitidez a nuestra imagen mental, y tengamos la certeza de que lo que estamos viendo se nos está dando.
Estemos así durante unos cinco minutos y después abandonemos la imagen, no pensemos más en ella, volvamos a despejar la mente y vayamos a dormir. Nuestro deseo está ya pronto a materializarse en este ciclo.

LAS OTRAS FASES…

El Cuarto Creciente es el momento en que las energías estelares aumentan y todo aquello que con esfuerzo estamos realizando comienza a crecer, a surgir; es el momento de mayor empuje, de más acción. El día de Cuarto Creciente debemos hacer alguna acción física que signifique un primer paso hacia el logro de nuestro deseo. El próximo Cuarto Creciente es el miércoles 21 de abril.

La Luna Llena es el tiempo de mayor plenitud e iluminación; el Sol se enfrenta a la Luna. Podemos lograr un equilibrio entre nuestro mundo consciente e inconsciente y trabajar la expansión de la conciencia. Ese día debemos meditar para lograr que nos vengan ideas que nos enrumben hasta el logro de nuestro deseo.

Meditar no es lo mismo que visualizar; aquí no se trata de ver la imagen de lo que deseamos, aquí se trata de entregar nuestra mente a Dios, al universo, relajar la mente, dejar que fluya el vacío para que llegue la iluminación y la paz. Con la meditación alcanzamos una luz en el camino, de manera natural nos llegan las respuestas y tenemos mayor claridad en nuestros objetivos.

En esta Luna Llena que viene, el Sol estará en Tauro y la Luna en Escorpio, y se producirá el miércoles 28 de abril a las 7:50 de la mañana. Cuando esta fase lunar se produce con el Sol en Tauro, se conmemora la Luna Llena de Buda, en honor a este maestro espiritual que precisamente enseñó a buscar la paz y el equilibrio a través de la meditación.

En esta Luna Llena, podemos meditar temprano en la mañana, prendiendo un incienso de sándalo y una velita blanca, y podemos frotar nuestras manos con un poco de esencia de sándalo.

LA RECTA FINAL

Y luego llega el Cuarto Menguante, que se producirá el miércoles 5 de mayo; esta fase nos da la perspectiva de lo que vamos a cosechar; es el impulso final, el proceso de culminación de un proceso. Podemos ir preparándonos para el logro de nuestro deseo esencial de estos 28 días.

Es momento de visualizar aún con más fuerza, y ya teniendo claros nuestros objetivos, lo que queremos, con las modificaciones que hayan surgido en el camino, es decir, el día de Cuarto Menguante, podemos introducir modificaciones a nuestro deseo para perfeccionarlo, o simplemente, si no hay modificaciones, darle más fuerza, realizando una última visualización.

Y de allí, a esperar a la próxima Luna Nueva, día en el cual deberemos agradecer al cielo sintiendo que ya hemos realizado nuestro deseo, y simplemente esperar a que el mismo se materialice. Esa Luna Nueva será el jueves 13 de mayo, en el signo de Tauro, que favorece la concreción de todo aquello que hayamos visualizado.

1 comentario:

Samysu dijo...

Me encanto este artículo seguiré tus consejos!
Gracias por este blog!